“Ok Google, léeme un libro”: vuelven los audiolibros

“Ok Google, léeme un libro”: vuelven los audiolibros

La película está bien, pero es mejor el libro“.¡Hemos escuchado tantas veces esta frase lapidaria!.

Llevar al cine obras literarias puede ser un tanto arriesgado: sabemos por experiencia que de un mal libro no surge una buena película -una de las pocas excepciones podría ser “The Godfather”-, pero también que de buenos libros que se adaptan al cine surgen igualmente malas películas.

La ciencia ha cuantificado recientemente la superioridad narrativa de las palabras sobre el cine. Un equipo de psicólogos de la University College de Londres ha comprobado que respondemos a más estímulos al escuchar una historia que al ver su adaptación cinematográfica.

Concretamente, se ha probado con fragmentos de obras de Jane Austen, George R.R. Martin y Arthur Conan Doyle. Los sujetos de estudio escucharon clips de audiolibros como “Orgullo y prejuicio“, o la decapitación de Ned Stark en “Juego de tronos” y posteriormente visionaron las mismas escenas en adaptadas para cine o televisión.

Los sensores mostraron que las escuchas de audiolibro elevaban el ritmo cardiaco dos latidos por minuto más rápido y que subía su temperatura corporal. Los lectores recrean las escenas en su mente, lo que ayuda a mejorar la experiencia.

En este momento, se libra una guerra de asistentes de voz en la que han tomado carrerilla Google y Alexa de Amazon. “Ok Google, léeme un libro” es el comando de voz para la sección de audiolibros de Google Play. Los audiolibros son una forma de lectura cada vez más demandada, en un momento en el que necesitamos exprimir al máximo nuestro tiempo disponible: mientras conducimos, cocinamos o hacemos la compra.